Endodoncia: evitando la extracción del diente natural

¿Qué es una endodoncia?

Tratamiento por el que se elimina el nervio del diente junto con las bacterias que lo infectaron.

Posteriormente se rellena el conducto que albergaba al nervio con un material que impide que las bacterias puedan proliferar nuevamente.

Este tratamiento se realiza bajo anestesia local, es indoloro, y permite reconstruir y conservar las piezas dentales que de otra forma habría que extraer. De esta manera las piezas podrán seguir cumpliendo sus funciones de masticación y estética.

La repentina sensibilidad al frío o calor puede avisarnos

Es importante realizar una revisión si se nota sensibilidad al frío o calor ya que la detección y tratamiento tempranos evitan la extracción del diente natural y la pérdida del hueso que lo soporta, a la vez que elimina las infecciones dentales y acaba con el dolor.

Se debe señalar que los dientes tratados y restaurados con endodoncia pueden durar toda la vida si los cuidamos y mantenemos bien.

Ya que los dientes endodonciados pueden sufrir caries en el futuro, es vital mantener unos buenos hábitos de higiene bucal y acudir a revisiones periódicas.

Causas que pueden llevar a la necesidad de realizar una endodoncia

. Caries extensas que alcanzan el nervio, causando dolor e infección.

. Daños en el nervio como consecuencia de traumatismos en el diente.

. El desgaste de los dientes producidos por el roce de unos con otros, uso inadecuado del cepillo dental o la utilización de pastas dentales demasiado abrasivas.

. Infección producida por bacterias que alcanzar al nervio.

Síntomas más comunes de daño o infección en la pulpa

. Dolor en los dientes al morder y al masticar

. Hipersensibilidad en los dientes al consumir bebidas calientes o frías

. Piezas dentales que comienzan a decolorarse u oscurecerse

. Dolor que se exacerba en posición horizontal

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Escanea el código
💬 ¿Necesitas ayuda?